Saltar al contenido
【 Eliminar la celulitis 】

Celulitis infecciosa: Por qué se da y cómo puedes tratarla

Celulitis infecciosa

La celulitis se trata básicamente de exceso de grasa que se acumula al tejido adiposo en la piel y se da ya sea por genética, sobrepeso o simplemente una predisposición de tu cuerpo a retener la grasa en ciertas áreas localizadas. Pero además de estas causas, existe lo que se llama celulitis infecciosa, que es un tipo de enfermedad de la piel.

En el artículo de hoy te hablaré sobre este tipo de celulitis, además te daré sus causas y algunos tratamientos disponibles para combatirla.

¿Qué es la celulitis infecciosa?

A diferencia de la celulitis normal, la celulitis infecciosa es un tipo de infección de la piel, específicamente de la dermis, que es la capa más profunda de la piel. La celulitis infecciosa también puede infectar la grasa y las capas de tejido blando debajo de la piel.  Ésta generalmente comienza como un área enrojecida y pequeña y lentamente empieza a regarse, y a medida crece, la persona puede desarrollar fiebre e inflamación.

Las áreas comúnmente afectadas por la celulitis infecciosa incluyen: muslos, brazos, cabeza o cuello. Sin embargo, la celulitis puede presentarse en cualquier parte del cuerpo y puede ser confundida con una alergia o erupción al principio.

Síntomas de la celulitis infecciosa

Cómo dijimos antes, los primeros indicios de la celulitis infecciosa suelen ser inflamación del área afectada junto con enrojecimiento. A medida la condición aumenta se puede propagar a otras áreas del cuerpo y, se desarrollan otros síntomas como dolores de cabeza fuertes, mareos, fiebre y debilidad. Además, se pueden presentar pequeños bultos o ampollas en el área infectada.

Transmisión de la infección.

Los dos tipos de bacterias que causan la celulitis infecciosa son el Estafilococos y el Estreptococos. La bacteria, que normalmente ya está presente en el cuerpo, entra al cuerpo a través de una herida en la piel, como una picada de insecto, golpes, rasguños y operaciones. Aunque la infección puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, la celulitis infecciosa no es contagiosa ya que es una infección de las capas más profundas de la piel, y las capas superiores de la piel sirven como protección o bloqueo para que la infección no salga.

Diagnóstico y tratamiento.

Lo primero es que un médico examine el área afectada para determinar si la inflamación se debe a una infección. Se realiza un estudio del historial médico del paciente y un cultivo para identificar la bacteria, pero en algunos casos de celulitis infecciosa, la concentración de la bacteria puede ser muy baja y puede no reflejarse en un cultivo.  En esta situación la celulitis infecciosa suele tratarse con antibióticos diseñados para erradicar las bacterias más comunes que generen este tipo de infección, tales como la penicilina.

Algunas veces, si la infección es muy grave, el tratamiento suele requerir la administración de los antibióticos por vía intravenosa en un hospital o clínica médica, porque puede ser que por vía oral no tengan suficiente alcance para todo el tejido infectado.

En cualquiera de los casos, el doctor determinará el tratamiento adecuado según la zona afectada, extensión de la infección o el tipo de bacteria causante.